jueves, 18 de septiembre de 2014

LA SEXUALIDAD NO TIENE IDENTIDAD... UNA CONDICIÓN NO DEBE JUSTIFICARSE

Es frustrante la costumbre que tenemos de analizar nuestros sentimientos, con lo fácil que debería ser vivir sin compararnos... y no como extraños en un paraíso.
No nos tendría que influir la raza ni el color, o a que cultura y clase social pertenecemos, como tampoco debería ser importante la religión que predicamos... sino encontrar un vínculo de amor con quien poder compartir nuestra vida.

Seguimos con la tendencia de clasificar o justificar la sexualidad de las personas, cuando en realidad nos debería importar muy poco esa orientación.
Personalmente estoy en contra de ponerle una identidad a la condición sexual de cada individuo, pues lo importante no es que las personas seamos heterosexuales, homosexuales o bisexuales, sino que nos aceptemos como somos y con el mutuo consentimiento.
¿Qué necesidad tenemos de buscar la perfección si solo sabemos destacar las diferencias? 

No debería haber distinciones de sexos... 

...simplemente personas que se quieren


Un planteamiento interesante lo podemos encontrar con Strangers in Paradise, una historia que nos explica los sentimientos de dos compañeras, y de un chico atrapado entre las dos. 

Francine, Katchoo y David

Sentimientos dolorosos con un mensaje de esperanza
Terry Moore (Texas, 1954), es el creador de una serie que narra una especie de triángulo amoroso, en el que los protagonistas están definidos con personalidades bien distintas.

"Katchoo" (Katina Choovanski) es una artista de carácter rebelde y un pasado complicado. Habiendo estado vinculada a la mafia y a la prostitución, empieza a sentir "algo" especial por su amiga Francine, aunque acaba teniendo alguna aventura con David.

Francine Peters-Silver necesita reforzar su autoestima, y a pesar de su educación religiosa, la infidelidad de su marido la empuja a liberar sus sentimientos por Katchoo


En cuanto a David Qin (Yousaka Takahashi), es un inteligente y sensible estudiante, con una hermana que dirige una organización criminal, y que esta enamorado de Katchoo.

Junto al tópico reparto de secundarios con mayor o menor relevancia, Terry Moore nos desarrolla un argumento de corte realista, explicando situaciones que nos resultan familiares, con divertidos momentos enrevesados y oscuras pretensiones. 
Nos enseña contenidas sensaciones con mensajes de esperanza, y sobre todo nos transmite que en el amor y la amistad no tendría que haber fronteras.  

Influenciado por un familiar que murió afectado por Sida, Terry Moore quiso ofrecer al lector un mundo en el que no debería haber géneros... solo personas con sentimientos. 

...y también en tomos por Norma Editorial
En nuestro país ha sido editado por Dude Comics...


























Tratado con una sensibilidad especial, Strangers in Paradise ha recibido una buena crítica por parte de la comunidad de gays y lesbianas, además de conseguir captar la atención del público femenino... y es que según Terry Moore "es el único cómic que la mujer o la novia de un fan leerá"



Pues tendré que recordar decírselo a mi mujer... que tengáis felices momentos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada